Desarrollo Personal

· Coach de PNL.
· Máster Practitioner de PNL.
· Practitioner de PNL.
· Experto en Inteligencia Emocional.


· Certificado por la Asociación Española de Programación Neurolingüística (AEPNL).

Economía y Finanzas

· Técnico Superior en Administración y Finanzas.
· Máster en Inteligencia Emocional para los Negocios.


· IESRA. Grado Superior y la Escuela de Negocios de Madrid.

Salud y Bienestar

· Diplomado en Enfermería por la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria.
· Extensa Formación Complementaria.


· Colegiado nº 8223 por el Colegio Oficial de Enfermería de Las Palmas.


¡Hola!
No es fácil presentarse diciendo quién se es cuando ya has escuchado a La Vida en más de una ocasión susurrarte al oído que no eres quien pensabas, ¿verdad?. Que nací en
1977 es de las pocas cosas que, por la propia naturaleza de lo que se trata, han permanecido inalterables a lo largo de mi vida. Hoy siento que destino cada segundo de mi vida a lo que le da sentido a ésta. Como profesión lo hago dedicándome en exclusiva ofrecer mis servicios como Coach Profesional experto en PNL e Inteligencia Emocional, teniendo la suerte de haber podido acompañar a cientos de personas, empresas, multinacionales, centros formativos e instituciones públicas y privadas en la consecución de sus metas a través de sesiones, asesoramiento personalizado, cursos, talleres y conferencias. Si te apetece saber cómo he llegado hasta "aquí" sigue leyendo y te contaré cuál ha sido mi camino.
Quizá pueda comenzar diciendo que me apasiona reinventarme, explorar y aprender, experimentar y volver a empezar de cero si fuese necesario, sin temer los resultados. Otras de mis pasiones son compartir y ayudar a los demás, ser feliz tanto solo como en compañía de otros, poner toda la intención en que la alegría y la diversión presidan mi día a día y sonreír lo más posible. Supongo que este pequeño puñado de características que me dan forma han sido bastante responsables de que hoy esté aquí presentándome ante ti, de que de algún modo me hayan llevado a este punto de mi vida.
Me apasiona reinventarme, explorar y aprender, experimentar y volver a empezar de cero si fuese necesario
Después de una infancia y adolescencia enriquecedoras, en las que el aprendizaje continuo fue forjando una forma de ser en la que iban tomando posiciones adelantadas la curiosidad y las ganas de experimentar la aventura de la autonomía, llegó ese momento en que parece obligatorio decidir a qué te vas a dedicar el resto de tu vida. Enfermero, me respondí cuando yo mismo me pregunté "qué quería ser”. Pasó poco más de un año desde entonces cuando escuché el primer susurro (o al menos el primero que recuerdo) en que La Vida me decía “creo que en este momento no eres esa persona que piensas ser”. No sentía que estaba haciendo lo que me haría feliz porque no me sentía preparado para ser enfermero por aquel entonces. Simplemente, no podía ofrecer lo mejor de mi a personas que necesitaban que les acompañara en momentos duros para ellos, pues habían perdido su salud. Así que decidí aparcar mis estudios de enfermería y buscar otra “cosa que ser”.
"Enfermero", me respondí, cuando yo mismo me pregunté "qué quería ser"
“¿Algo que necesiten las empresas, que te dé trabajo y autonomía?”, me pregunté. Pues bien, Técnico Superior en Administración y Finanzas. Cuando terminé mi formación comencé a trabajar como contable y responsable del departamento de informática. Aproximadamente a los dos años, esa curiosa amiga en común a la que tú también conoces, La Vida, volvió a dedicarme otro de sus susurros. Sí, tenía autonomía y también cumplía con creces con lo que me requería la empresa para la que trabajaba. Pero ¿Estaba cumpliendo con lo que yo quería para mi vida? En ese momento sí sentía que la enfermería iba a ofrecerme la oportunidad de dar lo mejor de mí a quienes lo necesitaran.
Volví a la Universidad y terminé la Diplomatura en Enfermería. Al poco, comencé a trabajar en el quirófano de una Clínica Oftalmológica,. Además, también tenía las funciones para las que me formé como Técnico Superior en Administración y Finanzas. Genial, tenía un trabajo que me permitía sentirme realizado pudiendo desempeñar las tareas para las que había estudiado, aunque éstas fueran tan dispares. Tenía mi independencia y la autonomía plena que de adolescente soñaba tener. La Vida, esta vez, no me susurraba nada al oído, simplemente se limitaba a sonreírme.
AYUDAR A LOS DEMÁS ME HACE SENTIR QUE SOY COHERENTE CON MI MISIÓN EN LA VIDA


Pasaron tres años maravillosos en lo que todo parecía rodar como si lo hubiese escrito en un guión y yo mismo dirigiese la película. Y, de repente, escuché otro de esos susurros. Pero esta vez venía de más adentro. Esta vez sentía como yo mismo me cuestionaba quién era y para qué estaba yo "aquí". Una vez más, decidí hacer caso a esas señales que te indican que aunque lo cómodo es seguir por donde vas, tu felicidad está en otra dirección. En esa etapa de mi vida me esperaba un cambio aún mayor del que yo mismo había previsto. Agradecido, como no podía ser de otra forma, comuniqué mis sueños y aspiraciones en el trabajo y acordamos que en ese momento lo mejor es que separásemos nuestros caminos.
Vendí lo que pude y en menos de un mes desde el último susurro, me fui a India con billete de ida y una mochila a la espalda. Aquella experiencia cambió mi vida. Fue en esa época en la que supe que lo que yo escuché en ese susurro fue una llamada desde mi interior que anhelaba ser atendida. Necesitaba explorar mi mundo espiritual. Sumergirme en el desarrollo personal a profundidades mucho mayores de lo que lo había hecho antes, que siempre fueron, sobre todo, intuitivas, pero en ningún caso tan profundas como a partir de ese momento de mi vida, La Vida.
Vendí lo que pude y me fui a India con billete de ida y una mochila a la espalda
En ese viaje interior que supone el desapego de lo material, de la vida soñada y conseguida, de tus raíces, de tus amigos y, por supuesto, de tu familia, amén de estar en un país en el que no dominas ni el idioma, ni la cultura, ni las reglas escritas y las que no lo están, aprendí más sobre mi que en los 30 años que llevaba vividos. Me formé en masajes Ayurvedas, Reiki, Meditación y técnicas de respiración. Conocí a personas brillantes con sus brillantes personalidades. Me enriquecí con experiencias propias y escuchando las ajenas. Tuve la extraordinaria fortuna de estar junto a iconos de la espiritualidad como el Dalai Lama y Amma.
Conocí a personas brillantes como el Dalai Lama y Amma
Estaba disfrutando de la libertad absoluta. No era esclavo de nada, ni de nadie. Ni siquiera lo fui de mis propios sueños cuando, tras unos meses en India, decidí volver a casa en vista del peor monzón tropical en 30 años. La idea era volver a India tras el paso del monzón, pues si bien mi curiosidad por lo espiritual estaba satisfecha y mis meditaciones diarias y la lectura de literatura de filosofía oriental me hacían sentir que mi desarrollo personal estaba siendo atendido, India es un imán que siempre te atrae. Pero el monzón pasó y La Vida, una vez más, me susurró que me iba a quedar en casa. Tenía otros planes para mi.
Volví a trabajar como enfermero, esta vez en Cardiología. Me sentía una persona más plena. Y me estaba haciendo mejor enfermero. Podría ayudar aún mejor de lo que me imaginé a quienes lo necesitaran. Sentía que por fin encajaba lo que quería vivir con lo que estaba viviendo.


Tres años pasaron y, sí, cuando creía que lo que estaba escuchando desde hacía meses era una ligera brisa que me hacía reflexionar sobre si mi vida era lo que me había propuesto, si mi día a día era lo aquello por lo que había luchado siempre, era en realidad un nuevo susurro que estaba tomando forma. Cierto, era una mejor versión de mí, pero tal cual estaba organizado el sistema, no me permitía ofrecerlo a quienes atendía. No había tiempo. No había apenas posibilidad de ayudar como yo sabía quería y podría hacerlo a quienes solicitaban algo más que la administración de la medicación o realizara una cura de una forma rápida, porque no podía hacerlo de otra forma.
Inicié mis estudios de Coaching de PNL con la intención de facilitar que los demás se sintiesen mejor consigo mismos y con su vida
Por suerte, casi al simultáneamente a mi comienzo en Cardiología, inicié mis estudios para ser Coach de PNL, con la intención de facilitar que los demás se sintiesen mejor consigo mismos y con su vida, revisando y puliendo aquello que fuera necesario para conseguir sus objetivos. El primer gran beneficio pude verlo en la salud de los pacientes con los que aplicaba estos conocimientos. El hecho de que fueran capaces de modificar el significado que para ellos tenía su situación de enfermedad, cómo podían vivirla de otra forma más ventajosa, era capaz de transformar su día a día para mejor. Y, a partir de ahí, pude comprobar en otros cómo, desde una actitud positiva frente al cambio, un buen enfoque de lo que se quiere, cómo se quiere y encontrar los pasos adecuados, es infinitamente más fácil conseguir alcanzar lo que te propongas. Así que me pregunté a mi mismo si había alguna forma de ayudar a los demás acorde a mi manera de entender dicha ayuda, es decir, dando mi cien por cien y disponiendo del tiempo necesario para que todo el proceso se lleve al ritmo adecuado con la finalidad de no forzar nada y que cada paso se diera en el momento oportuno. De este modo, pensé, tendría mayores garantías de éxito en lo que me había propuesto: ayudar de la mejor forma posible a los demás.
Conocer y conocerme a través de diferentes fuentes me ha ayudadoa evolucionar como persona y como profesional


El bagaje formativo, laboral y mis experiencias me han aportado herramientas analíticas, proceso científico, flexibilidad y conciencia para facilitar que las personas sean artífices de sus propios logros
Al fin y al cabo yo había revisado y pulido mis ideas y proyectos varias veces y me sentía más pleno por ello al haber alcanzado lo que quería conseguir. ¿Por qué no ayudar a los demás a hacer lo mismo si es lo que creen que necesitan? Junto al Coaching, la PNL y la Inteligencia Emocional, la parte analítica proveniente del sector relacionado con administración y finanzas, sumada al proceso científico de las ciencias de la salud que se alimenta de mi experiencia como enfermero y la flexibilidad y una conciencia más expandida del mundo espiritual, me han aportado herramientas para comprender mejor a quien quiere que le acompañe en su camino hacia su meta, su objetivo o su sueño, de tal forma que pueda facilitarles con éxito que ellos mismos sean artífices de sus propios logros, guiándoles hasta lo que les hace sentir plenos. Desde 2009 comencé a aplicar técnicas de PNL en el cuidado de mis pacientes mientras ejercía la enfermería y, adicionalmente, acompañando a personas que se sentían apasionadas por conseguir sus objetivos. En 2012 decidí dar el salto y dedicarme exclusivamente al Coaching con PNL e Inteligencia Emocional.
Así que aquí estoy, a tu lado, poniendo a tu disposición mis décadas de formación y experiencia personal para que puedas conseguir tus objetivos, metas y sueños, después de formarme y entrenarme durante 3 años en Programación Neurolingüística y Coaching, obteniendo las certificaciones en Practitioner, Master y Coaching de PNL avaladas por la AEPNL (Asociación Española de PNL) y complementar mi formación a través de diferentes fuentes de prestigio como cursos intensivos con coaches de la talla Sergio Fernández o Jose Pedro García, entre otros, y con estudios sobre Inteligencia Emocional, para apoyarme en sistemas que me ayuden a transmitirte las técnicas y conocimientos que necesitas. Aquí estoy, como te decía al principio, dando forma a mi sentido de la vida, ofreciéndote mi ilusión por ayudarte a conseguir aquello que quieres tal y como yo siento que debo y puedo hacerlo. Con la libertad y la confianza que, en un entorno relajado, darán forma a un escenario perfecto para que comiences tu nueva vida, la vida que sueñas en el ámbito que desees, ya sea éste personal o profesional.
Me gusta pensar que mi paso por oftalmología y cardiología me ha servido para hoy ayudar a ver mejor los sueños y hacer latir los corazones llenos de felicidad
Las áreas de la salud, las finanzas, las relaciones y las emociones, se han mostrado como pilares fundamentales que afectan positivamente o negativamente dependiendo de su equilibrio
De una forma integral, atendiendo las áreas de la salud, las emociones, las relaciones y las gestión de los recursos, entre otros, los financieros, que se han mostrado a lo largo del tiempo como pilares fundamentales de las personas, encontrándose como característica común en aquellos que tienen éxito en los ámbitos personales y profesionales un buen manejo de estos elementos. No en vano, es frecuente observar cómo, si uno de estos pilares se ve afectado negativamente, los demás se resienten, haciendo tambalear a quien sufre este desequilibrio. De la misma forma, si dichos pilares se fortalecen positivamente, la persona se siente más segura y obtiene enormes beneficios en las parcelas más importantes de su vida. Y es que ya decía la canción que “tres cosas hay en la vida: salud, dinero y amor…”, ¿verdad? Por ello, quise aplicarme, especialmente, en el estudio de estos tres factores, para poder atenderlos como querría que lo hicieran conmigo: de una forma seria, fundamentada y en continuo aprendizaje para actualizar conocimientos.
Todo esto me ha llevado a una forma de pensar: si cuando caminas en una dirección no te gusta lo que ves en el horizonte, sólo tienes que dar una vuelta completa girando sobre tus propios pies fijándote en cada detalle y te darás cuenta de que hay infinitas posibilidades, infinitos horizontes hacia los que caminar...infinitos horizontes que te pueden llevar a donde te has marcado como objetivo. Por eso quiero animarte a que no temas luchar por aquello que quieres lograr o sientes que te hará feliz. Nunca es tarde. Todo tu bagaje anterior te servirá para alcanzar lo que hoy te propones. A mi me gusta pensar que mi paso por oftalmología y cardiología me ha servido para hoy ayudar a ver mejor los sueños y hacer latir los corazones llenos de felicidad.

¿Te animas a escuchar los susurros de La Vida? ¡De
Tu Vida!
Javier Berrocal Tadeo

Javier Berrocal Tadeo | Tus Servicios de Coaching, PNL e Inteligencia Emocional en Canarias

© 2017 Javier Berrocal Tadeo
info@javierberrocaltadeo.com
928 914 713
638 474 080
Calle Viera y Clavijo 11
Planta 1 - Oficina 10
35002 Las Palmas de Gran Canaria
HORARIO:
Lunes y martes 9:30-13:30.

Miércoles y jueves 16:00-20:00.