La PNL (Programación Neurolingüística)

Es un conjunto de técnicas que nació en la década de los 70 de la mano de John Grinder (lingüista) y Richard Bandler (matemático e informático), quienes investigaron por qué los tratamientos de tres terapeutas de EEUU (Virginia Satir, Milton Erikson y Fritz Perls) conseguían mayor éxito que los del resto de sus colegas. Llegaron a la conclusión de que la excelencia de estas personas seguía un patrón o modelo que les conducía a ese éxito que marcaba la diferencia. Sus mentes y cómo percibían su entorno funcionaban de una forma que les hacía tener ese éxito. Y lo más increíble, esa forma de pensar se podía aplicar a otras facetas de la vida diferentes a la profesional, llevando la excelencia al día a día. De forma resumida, podríamos decir que:

La PNL es un modelo formal y dinámico de cómo funciona la mente, la percepción humana, cómo las personas procesan la información y sus experiencias, y la incidencia que todo ello tiene para el éxito personal y la excelencia de nuestras acciones
Si hacemos una análisis de la palabra en sí misma, podemos acercarnos aún más a su significado:
Programación: Nuestro cerebro, como si fuera un ordenador, funciona con programas, que cada uno de nosotros creamos en función de las experiencias vividas y las circunstancias, generando una percepción del mundo que nos rodea.
Neuro: La información que nos llega a través de nuestros sentidos (vista, oído, gusto, olfato y tacto) es filtrada y se traslada a través de las neuronas a los “programas mentales”. Este proceso es siempre personal y diferenciado del vivido por otras personas.
Lingüística: A través del lenguaje expresamos cómo percibimos el mundo. Analizando la comunicación y el lenguaje, obtenemos un mejor conocimiento del otro y de nosotros mismos, pues estamos continuamente comunicándonos con nosotros mismos de una manera determinada.
Coaching PNL
La PNL nos ayuda a entender cómo pensamos, cómo aprendemos y cómo construimos el mundo que percibimos dentro de nuestra mente. De igual forma, responde a la pregunta de cómo conseguimos los resultados que obtenemos. De este modo, seremos capaces de actualizar los programas mentales para que nos sean más útiles y eficientes. Todo ello aplicable tanto a nosotros mismos como a aquellas personas o grupos con los que nos relacionamos.
Dentro de sus pilares básicos podemos destacar algunos postulados que en sí mismos tienen un poder transformador tan solo con ser conscientes de ellos:

El Mapa no es el territorio: Cada uno de nosotros tenemos un mapa de la realidad, que no es la realidad total, sino una interpretación de la misma. No tenemos la verdad absoluta y casi con total seguridad, se nos está escapando mucha información del momento que estamos viviendo.

Detrás de cada acto o palabra hay una Intención Positiva: Cuando hacemos o decimos algo, ya sea de forma consciente o inconsciente, tratamos de obtener algún tipo de beneficio. Si profundizaras en la pregunta “¿para qué hago o digo…? te asombrarías de la respuesta.

Es imposible no comunicarse: Siempre estamos comunicándonos. Incluso si decidimos estar en silencio, incluso inmóviles, estamos comunicando que no queremos comunicarnos.

No existen fracasos, sino resultados: Nuestras acciones no siempre obtienen el resultado esperado, pero no por ello es un fracaso. En el peor de los casos, habremos aprendido una nueva forma de no conseguir aquello que queríamos lograr.

Las personas cuentan potencialmente con todos los recursos necesarios para cambiar y actuar eficientemente: A través de nuestra historia personal hemos acumulado experiencias que nos han dotado de recursos necesarios para desarrollarnos como personas y afrontar con éxito cualquier circunstancia. La PNL no sólo ayuda a rescatar los recursos que ya poseemos sino que nos proporciona las herramientas necesarias para crearlos.

El significado de nuestra comunicación se encuentra en la respuesta que obtenemos: Podemos hacernos una idea de la calidad de nuestra comunicación dependiendo de la respuesta que nos de nuestro(s) interlocutor(es). De este modo, está en nuestras manos ajustar y afinar ésta para obtener la respuesta que deseamos, y no suponer que el error en la comunicación se encuentra en el receptor del mensaje.

Si es posible para alguien, es posible para mi: La excelencia se alcanza cuando somos capaces de identificar o crear modelos eficaces. A través del “modelaje”, si alguien tiene la capacidad de hacer algo, se puede extraer el modelo o estrategias que dotan de dicha capacidad a esa persona, de tal forma que se puede reproducir dicha estructura para obtener el mismo resultado. En otras palabras, si aprendes lo que hace posible que una persona sea capaz de lograr algo, tú también serás capaz de hacerlo.

Si quieres resultados diferentes, haz cosas diferentes: Si algo no funciona, prueba a hacerlo de otra forma. Si vemos que lo que estamos haciendo no nos lleva a conseguir nuestro objetivo, cambiar nuestra forma de actuar puede llevarnos al éxito.
Con el tiempo, la PNL se ha ido convirtiendo en una herramienta básica ya no sólo en la esfera profesional, en campos como la formación, comunicación, liderazgo o gestión de recursos humanos, sino que también lo es para aquellas personas interesadas en el autoconocimiento y la evolución personal. En un mundo en el que las relaciones personales tienen una importancia mayúscula, comprendernos y comprender mejor a los demás, comunicarnos con eficacia e identificar modelos de excelencia propios y ajenos que nos acerquen de forma eficiente a nuestros objetivos es, sin duda alguna, una ventaja.



Con estas herramientas, las creencias que tenemos y que, a veces, nos limitan al no comprenderlas, terminan por encajar como un puzzle, ayudándonos a resolver laberintos en los que pensamos que estamos atrapados sin salida.



¿Quieres saber más sobre…?

Javier Berrocal Tadeo | Tus Servicios de Coaching, PNL e Inteligencia Emocional en Canarias

© 2017 Javier Berrocal Tadeo
info@javierberrocaltadeo.com
928 914 713
638 474 080
Calle Viera y Clavijo 11
Planta 1 - Oficina 10
35002 Las Palmas de Gran Canaria
HORARIO:
Lunes y martes 9:30-13:30.

Miércoles y jueves 16:00-20:00.